Saltar al contenido

Espalda

El dolor de espalda es una razón común para la ausencia del trabajo y para buscar tratamiento médico. Puede ser incómodo y debilitante.

Puede ser el resultado de una lesión, actividad y algunas afecciones médicas. El dolor de espalda puede afectar a personas de cualquier edad, por diferentes razones. A medida que las personas envejecen, aumentan las posibilidades de desarrollar dolor lumbar, debido a factores como la ocupación previa y la enfermedad degenerativa del disco.

El dolor lumbar puede estar relacionado con la columna ósea lumbar, discos entre las vértebras, ligamentos alrededor de la columna vertebral y discos, médula espinal y nervios, músculos de la parte inferior de la espalda, órganos internos abdominales y pélvicos, y la piel alrededor del área lumbar.

El dolor en la parte superior de la espalda puede deberse a trastornos de la aorta, tumores en el tórax e inflamación de la columna vertebral .

Causas

Los problemas con la columna como la osteoporosis pueden provocar dolor de espalda.

La espalda humana se compone de una estructura compleja de músculos, ligamentos, tendones, discos y huesos, que trabajan juntos para soportar el cuerpo y nos permiten movernos.

Los segmentos de la columna vertebral están acolchados con almohadillas similares a cartílagos llamadas discos.

Los problemas con cualquiera de estos componentes pueden provocar dolor de espalda. En algunos casos de dolor de espalda, su causa sigue sin estar clara.

El daño puede ser el resultado de tensión, condiciones médicas y mala postura, entre otros.

Tensión

El dolor de espalda comúnmente se debe a tensión, tensión o lesión. Las causas frecuentes de dolor de espalda son:

  • músculos tensos o ligamentos
  • un espasmo muscular
  • tension muscular
  • discos dañados
  • lesiones, fracturas o caídas

Las actividades que pueden provocar tensiones o espasmos incluyen:

  • levantando algo incorrectamente
  • levantando algo que es demasiado pesado
  • haciendo un movimiento brusco y torpe

Problemas estructurales

Una serie de problemas estructurales también pueden provocar dolor de espalda.

  • Discos rotos: cada vértebra en la columna vertebral está amortiguada por discos. Si el disco se rompe, habrá más presión sobre un nervio, lo que provocará dolor de espalda.
  • Discos abultados : de forma muy similar a los discos rotos, un disco abultado puede generar más presión sobre un nervio.
  • Ciática: un dolor agudo y punzante recorre la nalga y baja por la parte posterior de la pierna, causado por un disco abultado o herniado presionando un nervio.
  • Artritis: la osteoartritis puede causar problemas en las articulaciones de las caderas, la parte inferior de la espalda y otros lugares. En algunos casos, el espacio alrededor de la médula espinal se estrecha. Esto se conoce como estenosis espinal.
  • Curvatura anormal de la columna vertebral: si la columna vertebral se curva de forma inusual, se puede producir dolor de espalda. Un ejemplo es la escoliosis , en la que la columna vertebral se curva hacia un lado.
  • Osteoporosis: los huesos, incluidas las vértebras de la columna vertebral, se vuelven frágiles y porosos, lo que hace que las fracturas por compresión sean más probables.
  • Problemas renales : los cálculos renales o la infección renal pueden causar dolor de espalda.

Movimiento y postura

El dolor de espalda también puede ser el resultado de algunas actividades cotidianas o una mala postura.

Ejemplos incluyen:

Adoptar una posición sentada muy encorvada al usar computadoras puede ocasionar un aumento en los problemas de espalda y hombros con el tiempo.

  • retortijón
  • toser o estornudar
  • tension muscular
  • estiramiento excesivo
  • doblarse torpemente o por largos períodos
  • empujar, tirar, levantar o cargar algo
  • de pie o sentado durante largos períodos
  • forzar el cuello hacia adelante, como al conducir o usar una computadora
  • largas sesiones de conducción sin interrupción, incluso cuando no están encorvadas
  • durmiendo en un colchón que no sostiene el cuerpo y mantenga la columna derecha

Otras causas

Algunas afecciones médicas pueden provocar dolor de espalda.

  • Síndrome de Cauda equina: la cola equina es un conjunto de raíces nerviosas espinales que surgen del extremo inferior de la médula espinal. Los síntomas incluyen un dolor sordo en la parte inferior de la espalda y las nalgas superiores, así como entumecimiento en las nalgas, los genitales y los muslos. A veces hay alteraciones en la función del intestino y la vejiga.
  • Cáncer de la columna vertebral: un tumor en la columna vertebral puede presionar contra un nervio y ocasionar dolor de espalda.
  • Infección de la columna vertebral: una fiebre y un área sensible y cálida en la espalda podrían deberse a una infección de la columna vertebral.
  • Otras infecciones: la enfermedad inflamatoria pélvica, la vejiga o las infecciones renales también pueden causar dolor de espalda.
  • Trastornos del sueño: las personas con trastornos del sueño tienen más probabilidades de experimentar dolor de espalda, en comparación con los demás.
  • Herpes zoster: una infección que puede afectar los nervios puede provocar dolor de espalda. Esto depende de qué nervios se vean afectados.

Factores de riesgo

Los siguientes factores están relacionados con un mayor riesgo de desarrollar dolor lumbar:

  • actividades ocupacionales
  • el embarazo
  • un estilo de vida sedentario
  • mala aptitud física
  • edad avanzada
  • obesidad y exceso de peso
  • de fumar
  • ejercicio físico extenuante o trabajo, especialmente si se hace incorrectamente
  • Factores genéticos
  • afecciones médicas, como artritis y cáncer

El dolor lumbar también tiende a ser más común en las mujeres que en los hombres, posiblemente debido a factores hormonales. El estrés , la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo también se han relacionado con el dolor de espalda.

Síntomas

El síntoma principal del dolor de espalda es un dolor o dolor en la espalda y, a veces, hasta las nalgas y las piernas.

Algunos problemas de espalda pueden causar dolor en otras partes del cuerpo, dependiendo de los nervios afectados.

El dolor a menudo desaparece sin tratamiento, pero si ocurre con cualquiera de las siguientes personas, debe consultar a su médico:

  • pérdida de peso
  • fiebre
  • inflamación o hinchazón en la espalda
  • dolor de espalda persistente, donde acostarse o descansar no ayuda
  • dolor en las piernas
  • dolor que llega debajo de las rodillas
  • una lesión reciente, golpe o trauma en la espalda
  • incontinencia urinaria
  • dificultad para orinar
  • Incontinencia fecal o pérdida de control sobre las deposiciones
  • entumecimiento alrededor de los genitales
  • entumecimiento alrededor del ano
  • entumecimiento alrededor de las nalgas

Cuándo ver a un doctor

Debe buscar ayuda médica si experimenta entumecimiento u hormigueo, o si tiene dolor de espalda:

  • eso no mejora con el descanso
  • después de una lesión o caída
  • con entumecimiento en las piernas
  • con debilidad
  • con fiebre
  • con pérdida de peso inexplicable

Diagnóstico

Por lo general, un médico podrá diagnosticar el dolor de espalda después de preguntar sobre los síntomas y realizar un examen físico.

Es posible que se requiera un escaneo de imágenes y otras pruebas si:

  • dolor de espalda parece ser el resultado de una lesión
  • puede haber una causa subyacente que necesita tratamiento
  • el dolor persiste durante un largo período

Una radiografía, MRI o tomografía computarizada puede brindar información sobre el estado de los tejidos blandos en la espalda.

  • Los rayos X pueden mostrar la alineación de los huesos y detectar signos de artritis o huesos rotos, pero es posible que no revelen daños en los músculos, la médula espinal, los nervios o los discos.
  • Las imágenes por resonancia magnética o por tomografía computarizada pueden revelar discos herniados o problemas con tejidos, tendones, nervios, ligamentos, vasos sanguíneos, músculos y huesos.
  • Las exploraciones óseas pueden detectar tumores óseos o fracturas por compresión causadas por osteoporosis . Se inyecta una sustancia radioactiva o un trazador en una vena. El marcador se acumula en los huesos y ayuda al médico a detectar problemas óseos con la ayuda de una cámara especial.
  • La electromiografía o EMG mide los impulsos eléctricos producidos por los nervios en respuesta a los músculos. Esto puede confirmar la compresión del nervio, que puede ocurrir con una hernia de disco o estenosis espinal.

El médico también puede ordenar una prueba de sangre si se sospecha infección.

Otros tipos de diagnóstico

  • Un quiropráctico diagnosticará mediante tacto o palpación y un examen visual. La quiropráctica se conoce como un enfoque directo, con un fuerte enfoque en el ajuste de las articulaciones espinales. Un quiropráctico también puede querer ver los resultados de las exploraciones por imágenes y cualquier análisis de sangre y orina.
  • Un osteópata también diagnostica a través de la palpación y la inspección visual. La osteopatía implica un estiramiento lento y rítmico, conocido como movilización, presión o técnicas indirectas, y manipulación de articulaciones y músculos.
  • Un fisioterapeuta se enfoca en diagnosticar problemas en las articulaciones y los tejidos blandos del cuerpo.

Dolor crónico o agudo?

El dolor de espalda se clasifica en dos tipos :

  • El dolor agudo comienza repentinamente y dura hasta 6 semanas.
  • El dolor crónico o de largo plazo se desarrolla durante un período más prolongado, dura más de 3 meses y causa problemas continuos.

Si una persona tiene episodios ocasionales de dolor más intenso y dolor de espalda leve y continuo, puede ser difícil para un médico determinar si tiene dolor de espalda agudo o crónico.

Tratamiento

El dolor de espalda usualmente se resuelve con el descanso y los remedios caseros, pero a veces es necesario un tratamiento médico.

Tratamientos caseros

Medicamentos para el alivio del dolor de venta libre (OTC), generalmente medicamentos antiinflamatorios no esteroideos ( AINE ), como el ibuprofeno, pueden aliviar la incomodidad. Aplicar una compresa caliente o una compresa de hielo en el área dolorida también puede reducir el dolor.

Descansar de la actividad extenuante puede ser útil, pero moverse hará que disminuya la rigidez, reduzca el dolor y evite que los músculos se debiliten.

Tratamiento médico

Si los tratamientos caseros no alivian el dolor de espalda, un médico puede recomendar los siguientes medicamentos, fisioterapia o ambos.

Medicamentos : El dolor de espalda que no responde bien a los analgésicos de venta libre puede requerir un AINE con receta. La codeína o la hidrocodona, que son narcóticos, pueden recetarse por períodos cortos. Estos requieren una estrecha vigilancia por parte del médico. En algunos casos, se pueden usar relajantes musculares.

Los antidepresivos , como la amitriptilina , pueden prescribirse, pero se está investigando su efectividad, y la evidencia es contradictoria.

Terapia física: la aplicación de calor, hielo, ultrasonido y estimulación eléctrica, así como algunas técnicas de liberación muscular a los músculos de la espalda y tejidos blandos, pueden ayudar a aliviar el dolor.

A medida que el dolor mejora, el fisioterapeuta puede introducir algunos ejercicios de flexibilidad y fuerza para la espalda y los músculos abdominales. Las técnicas para mejorar la postura también pueden ayudar.

Se alentará al paciente a practicar las técnicas regularmente, incluso después de que el dolor haya desaparecido, para prevenir la recurrencia del dolor de espalda.

Inyecciones de cortisona: si otras opciones no son efectivas, estas se pueden inyectar en el espacio epidural, alrededor de la médula espinal. La cortisona es una droga antiinflamatoria. Ayuda a reducir la inflamación alrededor de las raíces nerviosas. Las inyecciones también se pueden usar para adormecer áreas que se cree que causan el dolor.

Botox : Botox ( toxina botulínica), según algunos estudios iniciales, se cree que reduce el dolor al paralizar los músculos torcidos en el espasmo. Estas inyecciones son efectivas por aproximadamente 3 a 4 meses.

Tracción : poleas y pesas se utilizan para estirar la espalda. Esto puede provocar que una hernia de disco vuelva a su posición original. También puede aliviar el dolor, pero solo mientras se aplica la tracción.

Terapia cognitivo conductual (TCC): la TCC puede ayudar a controlar el dolor de espalda crónico al fomentar nuevas formas de pensar. Puede incluir técnicas de relajación y formas de mantener una actitud positiva. Los estudios han encontrado que los pacientes con TCC tienden a ser más activos y hacen ejercicio, lo que resulta en un menor riesgo de recurrencia del dolor de espalda.

Terapias complementarias

Las terapias complementarias pueden usarse junto con las terapias convencionales o por sí mismas.

La quiropráctica, la osteopatía, el shiatsu y la acupuntura pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda y a estimular al paciente a relajarse.

  • Un osteópata se especializa en el tratamiento del esqueleto y los músculos.
  • Un quiropráctico trata problemas de articulaciones, músculos y huesos. El foco principal es la columna vertebral.
  • Shiatsu , también conocido como terapia de presión con los dedos, es un tipo de masaje donde se aplica presión a lo largo de las líneas de energía en el cuerpo. El terapeuta de shiatsu aplica presión con los dedos, los pulgares y los codos.
  • La acupuntura proviene de China. Consiste en insertar agujas finas y puntos específicos en el cuerpo. La acupuntura puede ayudar al cuerpo a liberar sus analgésicos naturales, las endorfinas, así como a estimular el tejido nervioso y muscular.
  • El yoga implica poses, movimientos y ejercicios de respiración específicos. Algunos pueden ayudar a fortalecer los músculos de la espalda y mejorar la postura. Se debe tener cuidado de que los ejercicios no empeoren el dolor de espalda.

Los estudios sobre terapias complementarias han dado resultados mixtos. Algunas personas han experimentado un beneficio significativo, mientras que otras no. Al considerar terapias alternativas, es importante utilizar un terapeuta bien calificado y registrado.

La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) es una terapia popular para pacientes con dolor de espalda crónico. La máquina TENS produce pequeños impulsos eléctricos en el cuerpo a través de electrodos que se colocan en la piel.

Los expertos creen que TENS alienta al cuerpo a producir endorfinas y puede bloquear las señales de dolor que regresan al cerebro. Los estudios sobre TENS han proporcionado resultados mixtos. Algunos no revelaron beneficios, mientras que otros indicaron que podría ser útil para algunas personas.

Una máquina TENS se debe utilizar bajo la dirección de un médico o un profesional de la salud.

No debe ser usado por alguien que sea:

  • esta embarazada
  • tiene un historial de epilepsia
  • tiene un marcapasos
  • tiene un historial de enfermedad cardíaca

TENS se considera “seguro, no invasivo, económico y amigable para el paciente”, y parece reducir el dolor, pero se necesita más evidencia para confirmar su efectividad en la mejora de los niveles de actividad.

Las máquinas TENS y otros métodos para aliviar el dolor se pueden comprar en línea .

Cirugía

La cirugía para el dolor de espalda es muy rara. Si un paciente tiene una hernia de disco, la cirugía puede ser una opción, especialmente si hay dolor persistente y compresión nerviosa que puede conducir a la debilidad muscular.

Ejemplos de procedimientos quirúrgicos incluyen:

  • Fusión : dos vértebras se unen, con un injerto de hueso insertado entre ellas. Las vértebras están entablilladas junto con placas de metal, tornillos o jaulas. Existe un riesgo significativamente mayor de que la artritis se desarrolle posteriormente en las vértebras adyacentes.
  • Disco artificial : se inserta un disco artificial; reemplaza el cojín entre dos vértebras.
  • Discectomía: una porción de un disco se puede quitar si es irritante o si presiona contra un nervio.
  • Parcialmente removiendo una vértebra: una pequeña sección de una vértebra puede ser removida si está pellizcando la médula espinal o los nervios.

Inyectando células para regenerar los discos de la columna vertebral: Científicos de la Universidad de Duke, Carolina del Norte, desarrollaron nuevos biomateriales que pueden administrar una inyección de refuerzo de células reparadoras al núcleo pulposo, eliminando de manera efectiva el dolor causado por la enfermedad degenerativa del disco.

Prevención

Los pasos para reducir el riesgo de desarrollar dolor de espalda consisten principalmente en abordar algunos de los factores de riesgo.

Ejercicio : el ejercicio regular ayuda a desarrollar fuerza y ​​controlar el peso corporal . Las actividades aeróbicas guiadas de bajo impacto pueden aumentar la salud del corazón sin forzar o sacudir la espalda. Antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, hable con un profesional de la salud.

Hay dos tipos principales de ejercicio que las personas pueden hacer para reducir el riesgo de dolor de espalda:

  • Los ejercicios de fortalecimiento de la base trabajan los músculos abdominales y de la espalda, ayudando a fortalecer los músculos que protegen la espalda.
  • El entrenamiento de flexibilidad tiene como objetivo mejorar la flexibilidad del núcleo, incluida la columna vertebral, las caderas y la parte superior de las piernas.

Dieta : asegúrese de que su dieta incluya suficiente calcio y vitamina D , ya que son necesarios para la salud de los huesos. Una dieta saludable también ayuda a controlar el peso corporal.

Fumar : un porcentaje significativamente más alto de fumadores tiene incidencia de dolor de espalda en comparación con los no fumadores de la misma edad, altura y peso.

Peso corporal : el peso que la gente carga y el lugar donde lo lleva afecta el riesgo de desarrollar dolor de espalda. La diferencia en el riesgo de dolor de espalda entre individuos obesos y de peso normal es considerable. Las personas que llevan su peso en el área abdominal frente a las nalgas y el área de la cadera también corren un mayor riesgo.

Postura al estar de pie : asegúrese de tener una posición pélvica neutra. Párese en posición vertical, con la cabeza hacia adelante, la espalda recta y equilibre su peso de manera uniforme en ambos pies. Mantenga las piernas rectas y la cabeza alineada con la columna vertebral.

Si usa una computadora con regularidad, es importante asegurarse de tener una silla con un buen respaldo y adoptar una buena postura y posición de la cabeza.

Postura al sentarse : un buen asiento para trabajar debe tener un buen soporte para la espalda, apoyabrazos y una base giratoria. Cuando se siente, trate de mantener sus rodillas y caderas niveladas y mantenga sus pies planos en el piso, o use un taburete para pies. Lo ideal sería poder sentarse erguido con apoyo en la parte baja de la espalda. Si está usando un teclado, asegúrese de que sus codos estén en ángulo recto y que sus antebrazos estén horizontales.

Levantamiento : cuando levante cosas, use sus piernas para levantar objetos, en lugar de su espalda.

Mantenga la espalda lo más recta posible, manteniendo los pies separados con una pierna ligeramente hacia adelante para que pueda mantener el equilibrio. Doble solo las rodillas, sostenga el peso cerca de su cuerpo y enderece las piernas mientras cambia la posición de su espalda lo menos posible.

Doblar la espalda inicialmente es inevitable, pero cuando doblas la espalda intenta no agacharte, y asegúrate de tensar los músculos del estómago para que la pelvis quede estirada. Lo más importante es no enderezar las piernas antes de levantar, o estarás usando tu espalda por la mayor parte del trabajo.

No levante ni tuerza al mismo tiempo: si algo es particularmente pesado, vea si puede levantarlo con alguien más. Mientras levantas, sigue mirando hacia adelante, no hacia arriba o hacia abajo, de modo que la parte posterior de tu cuello sea como una línea recta continua desde tu columna vertebral.

Mover cosas: es mejor para su espalda empujar las cosas por el piso, usando la fuerza de su pierna, en lugar de tirar de ellas.

Zapatos: los zapatos planos colocan menos tensión en la espalda.

Conducción : es importante contar con el soporte adecuado para su espalda. Asegúrese de que los espejos laterales estén colocados correctamente para que no tenga que girar. Los pedales deben estar enfrente de tus pies. Si está en un viaje largo, tenga suficientes descansos. Salga del auto y camine.

Cama: debe tener un colchón que mantenga recta la columna vertebral, mientras que al mismo tiempo soporta el peso de los hombros y las nalgas. Use una almohada, pero no una que fuerce su cuello en un ángulo pronunciado.

Bazo

China

digitopuntura craneal

Craneal

Pies

Puntos